Mantenimiento básico del vehículo

Mantener el coche en buen estado y pasar todas las revisiones correspondientes es muy importante para evitar cualquier fallo mecánico y aumentar la vida de nuestro vehículo. Hay ciertas acciones de mantenimiento que podemos realizar nosotros, pero otras habrá que tener conocimientos más avanzados o confiar en un profesional para llevarlas a cabo.

Entre las más básicas destacan medir la presión de los neumáticos, controlar el nivel de líquido refrigerante del radiador o el nivel de aceite. Para la primera tarea solo hay que conectar la rueda a una máquina de hinchado que nos muestre la presión que tienen las ruedas en ese momento. Habitualmente en la tapa del depósito de gasolina se pueden ver los guarismos correctos en función de la carga del coche y deberemos inflar o desinflar la rueda en consecuencia. Para medir los niveles de líquidos deberemos buscar junto al motor dos depósitos, uno profundo y otro más grande que probablemente tengan un dibujo de agua y aceite en el tapó o el propio contenedor.

Otras comprobaciones requerirán máquinas especiales como la del calibrado de la dirección o conocimientos más avanzados como el cambio de aceite. Conocer el estado del disco o pastilla de frenos también es importante. Lo mejor en estos casos es llevar el coche a un taller de confianza donde te ofrezcan garantías. Si lo llevas a First Stop podrás aprovecharte además de la oferta del vídeo, con un bono-regalo al cambiar tus ruedas.


Deja un comentario

Connect with Facebook